¿Cómo debe Inyectarse la Insulina?

¿Cómo debe Inyectarse la Insulina?

pinchaLas personas con Diabetes que requieran inyectarse insulina, deben aprender a hacerlo por sí mismas. Generalmente requieren varias inyecciones al día, por eso es muy importante que roten los sitios de inyección.

Su médico le enseñará como colocarse la inyección de insulina, por lo que sólo debe utilizar las siguientes indicaciones como una guía.

  1. Seleccione un “sitio de inyección” en su cuerpo, para colocarse la insulina.
  2. Limpie el “sitio de inyección” escogido, con un algodón humedecido con alcohol.
  3. Pellízquese un área extensa alrededor del “sitio de inyección” e inserte la aguja en la piel. Inserte la aguja en línea recta (haciendo un ángulo de 90 grados). Asegúrese de que penetre totalmente.
  4. Empuje el émbolo completamente hacia abajo, para que la insulina penetre.
  5. Saque la aguja de la piel en línea recta y coloque un algodón presionando por 30 segundos. No frote el sitio donde se inyectó.

Recomendaciones a tomar en cuenta si se inyecta insulina

Estas recomendaciones le ayudarán a evitar problemas que se pueden presentar, en algunos casos, cuando usted se inyecte insulina y además le ofrecerán los conocimientos que requiere para inyectársela correctamente.

  1. Es importante que entienda que usted mismo debe inyectarse la insulina, salvo que tenga problemas visuales u otro impedimento físico.
  2. Generalmente los médicos recomiendan inyectar la insulina en el tejido subcutáneo, que es la capa superior de la piel, ya que si se inyecta en capas más profundas podría llegar al músculo, lo que, además de ser doloroso, acelerará su absorción y afectará su tiempo de acción.  Por el contrario, cuando se inyecta muy superficialmente, se absorberá de manera más lenta afectando su tiempo de acción y duración.  Con el tiempo adquirirá destreza manejando la profundidad de la inyección.
  3. Para evitar que la insulina se inyecte en el músculo, es importante pellizcar la piel, tomando varios centímetros de piel entre los dedos pulgar e índice.  Si utiliza agujas de 5mm, aunque inyecte en ángulo de 90°, únicamente penetrará hasta las capas superiores o tejido subcutáneo, eliminando la posibilidad de que alcance el músculo.
  4. Si usted es una persona delgada y utiliza agujas largas, es importante que, además de que se pellizque la piel, se inyecte la insulina en un ángulo de 45° para evitar que la insulina se inyecte en el músculo.
  5. Cuando hay una burbuja de aire entre la insulina contenida en la inyectadora, aunque esta burbuja de aire no hace daño, se estará inyectando menos cantidad de insulina, ya que el espacio que ocupa la burbuja de aire no contendrá insulina.
  6. Utilice la aguja más delgada que consiga.  El calibre de las agujas se puede encontrar desde la más gruesa (21G) a la más delgada (31G).  Mientras mayor sea el número del calibre (G), más delgada será la aguja, y la probabilidad de que tenga dolor será mucho menor, ya que penetrará mucho más fácil y rápidamente en la piel.
  7. Sea muy cuidadoso al manipular la aguja; la impericia o descuido puede doblarla o romperla, lo que le podría causar dificultad, dolor o incluso hasta sangrado al penetrar en la piel.
  8. No utilice agujas más de una vez.  Al usar las agujas, pierden filo y lubricante, los cuales facilitan la entrada en la piel.  Al usarla repetidas veces irá deformando la aguja haciendo más difícil su penetración en la piel e irá aumentando cada vez más el dolor al inyectarse.
  9. Espere que el alcohol que utiliza para desinfectar la zona donde colocará la inyección se haya evaporado por completo.
  10. Relaje la zona donde está inyectando la insulina.  Si se encuentra tensa dificultará que la aguja penetre en la piel y la inyección será dolorosa.
  11. Intente adormecer un poco el sitio de inyección, pasando brevemente un trozo de hielo o dando pequeñas palmadas sobre la zona previamente, esto le reducirá el dolor que pueda sentir cuando se inyecta la insulina.
  12. La punta de la aguja tiene un filo o bisel (la parte más fina de la punta de la aguja). Asegúrese que el filo o bisel esté hacia arriba.
  13. Introduzca la aguja rápidamente, con firmeza y seguridad.  Si lo hace muy despacio, con pulso tembloroso o con inseguridad le ocasionará dolor.
  14. No debe rotar ni cambiar el ángulo de la aguja mientras se aplica la inyección.  Debe mantener un ángulo de 90º durante todo el proceso de la inyección.
  15. Si llega a inyectar la insulina en el músculo, puede producir: riesgo de hipoglicemia, variaciones inesperadas de los niveles de glucosa sin motivo aparente, o dolor durante la inyección.

En Diabetes al Dia tenemos el firme compromiso de ofrecerle los conocimientos necesarios para que mantenga un óptimo control de la Diabetes y de esa manera pueda disfrutar de una vida más saludable, productiva, feliz y libre de complicaciones.

Más acerca de …
Inyectando la Insulina