¿Qué son complicaciones crónicas de la Diabetes?

¿Qué son complicaciones crónicas de la Diabetes?

Las complicaciones crónicas asociadas con la Diabetes, son problemas médicos que ocurren cuando la Diabetes no es controlada adecuadamente por mucho tiempo y son causadas porque los elevados niveles de glicemia van deteriorando, poco a poco, los pequeños vasos sanguíneos y nervios, ocasionando daños que pueden ser irreversibles si no son controlados y tratados a tiempo. Las complicaciones crónicas de la Diabetes ocurren por las siguientes causas:

  • Daño a las arterias o vasos grandes.
  • Daño a los pequeños vasos sanguíneos.
  • Daño a los nervios.

El daño a los vasos grandes o arterias, hace que se formen placas en las paredes internas de las arterias, volviéndolas rígidas y duras; a estas placas se las conoce como placas de ateroma. Los lugares dañados, es decir, donde las paredes de las arterias son rígidas y pegajosas, atrapan el colesterol de la sangre y con el tiempo estas placas van aumentando de tamaño y las arterias se van obstruyendo. A esto se le conoce como Ateroesclerosis. Los problemas vasculares comienzan cuando los enlaces con los vasos sanguíneos se hacen cada vez más estrechos, por lo que la sangre no puede transportar adecuadamente los nutrientes y el oxígeno, que requieren todos los órganos de su cuerpo. En algunas personas con Diabetes, el riesgo de problemas vasculares es mayor. Los derrames cerebrales (Cerebrovascular) o Infartos al corazón (cardiovascular) pueden ser el resultado de problemas vasculares.

Debido a que las arterias atraviesan todo el cuerpo, estos daños pueden ocurrir en las arterias que van a cualquiera de los órganos o tejidos, afectando el suministro de nutrientes y oxígeno que estos requieren, pudiendo causar severos daños irreversibles a la zona del cuerpo afectada. La enfermedad arterial periférica es una condición donde, como consecuencia de las placas de ateroma, el adecuado flujo de sangre hacia las piernas se ve afectado, por lo que puede ocasionar serios daños en los miembros inferiores e incluso puede provocar que se requiera una amputación.

Los daños en los pequeños vasos sanguíneos pueden ocurrir en los ojos (Retinopatía) y riñones (Nefropatía), y aunque al principio no presentan síntomas, si no se toman las medidas necesarias a tiempo, pueden terminar en ceguera o insuficiencia renal.

El daño a los nervios o Neuropatía, afecta a los diferentes nervios que atraviesan el cuerpo humano (motores, sensores y autónomos), y puede causar, entre otros problemas, disfunción eréctil, problemas digestivos y pérdida de sensibilidad (al dolor, temperatura).  Las Neuropatías generalmente afectan en mayor proporción a las extremidades inferiores (piernas y pies). Cuando estos daños en los nervios sensores se tornan más severos, se va perdiendo la sensibilidad en esa zona, al extremo de que el afectado no puede sentir ni siquiera cuando se hace una cortada, y al infectarse y no tratarse debidamente a tiempo, puede resultar en problemas más severos, pudiendo llegar incluso a la amputación.

La falta de recursos económicos y de motivación para ejercer un buen control en el tratamiento de la Diabetes, los malos hábitos de alimentación y la falta de fuentes de información y educación diabetológica adecuada, hacen que aumente el número de personas con Diabetes, que desarrollan complicaciones crónicas.

Por esto es muy importante ejercer un buen control de la Diabetes en todo momento, estar atentos a las recomendaciones de su médico, verificar sus niveles de glicemia con frecuencia, mantenerse bien educados e informados en materia de Diabetes y tomar todas las precauciones que sean necesarias, para así poder prevenir la aparición de complicaciones crónicas y así poder disfrutar de una vida más saludable, productiva y feliz.

Más acerca de …
Complicaciones Crónicas más Frecuentes de la Diabetes