Perímetro de Cintura…¿Cómo medir mi riesgo?

Perímetro de Cintura…¿Cómo medir mi riesgo?

Debemos medir el tamaño de nuestra cintura colocando un centímetro de costurera a la altura del ombligo. El perímetro no debe superar los 102 centímetros (40.16 pulgadas) en hombres y 88 centímetros (34.56 pulgadas) en mujeres. Estas son las medidas recomendadas, hasta que las sociedades científicas elaboren un consenso definitivo, que indique el punto de corte adecuado según el sexo, la edad, la estatura y el grupo étnico.

Aunque sobre esto último, y debido a que en las personas con Diabetes estos factores de riesgo aumentan considerablemente, la Federación Internacional de Diabetes (IDF) se animó en el 2005 a dar el primer paso. Preocupados porque el 80% de las personas con Diabetes mueren por enfermedad cardiovascular, los médicos establecieron medidas bastante más estrictas, en especial para los caucásicos, donde establecieron 94 centímetros para los Hombres y 80 centímetros para las mujeres.

Si la cintura es gruesa, la persona debe pedirle al médico que controle el nivel de triglicéridos en la sangre. Si ambos están altos, hay un 80% de probabilidad de que la persona tenga “síndrome metabólico”.

El Síndrome Metabólico es una condición donde confluyen varios problemas de salud como, Sobrepeso, Hipertensión Arterial, Hipercolesterolemia, Triglicéridos elevados y Resistencia a la Insulina, que acentúan los problemas cardiovasculares.

Afortunadamente, todos estos problemas relacionados con el sobrepeso y con el perímetro de la cintura por encima de lo normal, pueden ser prevenidos si tomamos las medidas necesarias a tiempo y así poder disfrutar de una vida más saludable, productiva y feliz.

Circunferencia de la Cintura…La clave está en prevenir

shutterstock_5949244El estudio IDEA demostró contundentemente, la importancia de mantener un perímetro de la circunferencia de la cintura dentro de un parámetro normal, es decir, no más de 102 centímetros (40.16 pulgadas) en hombres y 88 centímetros (34.56 pulgadas) en mujeres. También demostró la importancia de que los médicos, además de chequear el Indice de Masa Corporal (IMC) deben medir el perímetro de la circunferencia de la cintura y los niveles de colesterol y triglicéridos, para determinar si el exceso de grasa que pudiese haber en el organismo es subcutánea o visceral y así determinar el grado de riesgo cardiovascular de sus pacientes.

También se comprobó en este estudio que el Índice de Masa Corporal (IMC) y el perímetro de la cintura, fue mayor en los habitantes de áreas urbanas que en las áreas rurales y que, entre las mujeres de 45 a 60 años la cintura aumentaba con la menopausia. Las hormonas femeninas o estrógeno son un protector cardiovascular, por lo cual el índice de las mujeres con problemas cardiovasculares es mucho menor que el de los hombres hasta el momento de la menopausia que es cuando la incidencia de este tipo de problemas comienza a aumentar. Por esta razón muchos médicos prescriben actualmente la terapia de estrógenos a las mujeres posmenopáusicas.

Si estamos pendientes de mantener un peso ideal y alertas para que el tamaño de la circunferencia de nuestra cintura esté dentro de los parámetros normales, estaremos dando el primer paso y el más importante para prevenir o reducir el riesgo de aparición de problemas cardiovasculares. En nuestras manos está reducir la alta incidencia de sobrepeso, Diabetes Tipo 2 y problemas cardiovasculares, que actualmente están afectando a la población mundial.

En personas con o sin Diabetes, los buenos hábitos alimenticios y un programa de ejercicios regulares, son las principales herramientas para poder reducir y mantener un peso corporal adecuado y disminuir el tamaño de la circunferencia de la cintura. Al mismo tiempo, esto ayudará a prevenir y controlar otros problemas relacionados con el sobrepeso y la obesidad como la Diabetes Tipo 2, la Hipertensión, los elevados niveles de Colesterol y Triglicéridos, que, si controlan adecuadamente permitirán disfrutar de una mejor calidad de vida.

Más acerca de …
¡Cuidado! la Cintura delata el riesgo cardíaco