¿Qué hacer si estoy en riesgo de tener Diabetes tipo 2?

¿Qué hacer si estoy en riesgo de tener Diabetes tipo 2?

Hay factores de riesgo que no podemos controlar como por ejemplo la edad, los antecedentes familiares o el hecho de ser latinos, hispanos o afro-americanos.

El sobrepeso y la obesidad son factores que en cambio sí podemos controlar y modificar, además son los principales responsables de la alta incidencia de Diabetes. Por eso, es tan importante que especialmente los latinos, hispanos o afro-americanos, enfoquen sus esfuerzos en alcanzar y conservar un peso corporal adecuado, manteniendo en todo momento hábitos de alimentación saludables e incrementando la actividad física.

El exceso de células de grasa (adipocitos) en el tejido adiposo, especialmente en la cintura, tiende a producir Resistencia a la Insulina entre otros serios problemas de salud. La resistencia a la insulina, es una condición que indica algún grado de pérdida de sensibilidad de las células a las señales de la insulina, dificultando que ésta pueda entrar en las células y sea utilizada como combustible.  Esto a su vez hace, que los niveles de glucosa en la sangre (glicemia), se vayan elevando cada vez más a medida que las células se hacen más resistentes a la insulina o más intolerantes a la glucosa.  Si no tomamos las medidas necesarias a tiempo, la situación empeorará y los niveles de glucosa alcanzarán un valor donde ya se considerará que tiene Diabetes Tipo 2.

Así mismo, el exceso de adipocitos (células de grasa) pueden ir dañando el buen funcionamiento del tejido endotelial, que es la capa que recubre internamente todas las arterias en el organismo; este daño al endotelio comienza con la disminución de la cantidad de óxido nítrico que el endotelio debe segregar, para que las arterias se mantengan flexibles, lisas y tonificadas, de lo contrario, se irán tornando cada vez más rígidas, duras y pegajosas, lo que a su vez facilitará que las moléculas de Colesterol malo (LDL) se adhieran y poco a poco provoquen la formación de placas de ateroma, las cuales caracterizan a una seria condición llamada Ateroesclerosis, que puede ocasionar muchos daños cardiovasculares.

Reduciendo la ingesta de comidas con alto contenido en grasas saturadas o trans y carbohidratos de rápida absorción, comiendo en porciones más pequeñas varias veces al día e incrementando la actividad física que realizamos, nos ayudará a perder el exceso de grasa acumulada en el tejido adiposo, especialmente el de la cintura. Esto nos ayudará a mantener un peso normal y mantenernos en forma, de modo que nuestras células sean menos resistentes a la insulina, es decir, menos intolerantes a la glucosa, lo que nos alejará de la posibilidad de desarrollar Síndrome Metabólico, Prediabetes y Diabetes Tipo 2.

Esto a su vez, nos ayudará a controlar mejor nuestros niveles de colesterol y triglicéridos en la sangre, reduciendo nuestro riesgo de desarrollar Ateroesclerosis y evitará los problemas de Hipertensión Arterial.

Más acerca de …
Aún puedes estar a tiempo de detener a la Diabetes