Perímetro de Cintura y  problemas del Corazón

Perímetro de Cintura y problemas del Corazón

Si aún no se ha convencido de que esos rollitos de más que tanto le molestan frente al espejo, son además poco saludables, entonces le interesará saber que le conviene reducirlos de inmediato. El tejido adiposo que se forma dentro del abdomen es peligroso, en especial, para el corazón.

¿Cómo podemos medir nuestro riesgo cardíaco?

Diferentes estudios confirman que el tamaño de la cintura es, independientemente, un indicador de la cantidad de “esa grasa intra-abdominal” precursora de la inflamación de la pared arterial y, por lo tanto, de enfermedades cardiovasculares. Si el tamaño de la cintura aumenta más de 14 centímetros, el riesgo aumenta hasta en un 40%.

El exceso de células de grasa (adipocitos) en el tejido adiposo, especialmente en la cintura, tiende a producir resistencia a la insulina, entre otros serios problemas de salud. La resistencia a la insulina es una condición que indica algún grado de pérdida de sensibilidad de las células a las señales de la insulina, dificultando que ésta pueda entrar en las células y sea utilizada como combustible.  Esto a su vez hace, que los niveles de glucosa en la sangre (glicemia), se vayan elevando cada vez más a medida que las células se hacen más resistentes a la insulina o más intolerantes a la glucosa.  Si no tomamos las medidas necesarias a tiempo, la situación empeorará y los niveles de glucosa alcanzarán indicativos de Diabetes Tipo 2, la cual puede causar serios daños irreversibles en el organismo, especialmente en el corazón.

Aunado a lo anterior, el exceso de adipocitos (células de grasa) pueden ir dañando el buen funcionamiento del tejido endotelial, que es la capa que recubre internamente todas las arterias en el organismo; este daño al endotelio comienza con la disminución de la cantidad de óxido nítrico que el endotelio debe segregar, para que las arterias se mantengan flexibles, lisas y tonificadas, de lo contrario, se irán tornando cada vez más rígidas, duras y pegajosas, lo que a su vez facilitará que las moléculas de Colesterol malo (LDL) se adhieran y poco a poco provoquen la formación de placas de ateroma, las cuales caracterizan a una seria condición llamada Ateroesclerosis, que puede ocasionar muchos daños cardiovasculares.

Por eso, el estar pendientes de nuestro peso corporal y del perímetro de la circunferencia de nuestra cintura, son fundamentales para que podamos evitar los problemas que afectan nuestra salud cardiovascular y de esa manera disfrutemos de una mejor calidad de vida.

Más acerca de …
¡Cuidado! la Cintura delata el riesgo cardíaco