¿Cómo debe ser tratada la Diabetes?

¿Cómo debe ser tratada la Diabetes?

Instagram
Facebook
Facebook

El tratamiento para la Diabetes tiene como objetivo, hacer lo que el organismo debería realizar normalmente, o sea, mantener el apropiado balance de insulina y glucosa en la sangre.

¿Cómo es controlada la Diabetes? 

La Diabetes es controlada manteniendo los niveles de glucosa en la sangre, tan cerca de los rangos normales (70-110 mg/dl) como sea posible a cualquier hora del día (tanto en ayunas, como después de las comidas). Los cuatro elementos básicos del control de la Diabetes son:

  1. Alimentación Saludable

Las personas con Diabetes Tipo 1 o Tipo 2, requieren seguir un plan nutricional estipulado por su médico tratante o nutricionista, de modo que, la actividad física que realice y los medicamentos que le indiquen (si es necesario), hagan que se mantenga el adecuado equilibrio en sus niveles de glucosa en la sangre.

  1. Incremento de Actividad Física o Ejercicios

Las personas con Diabetes deben seguir un plan de ejercicios indicado por su médico según sus requerimientos específicos para que, junto con la medicación (si es necesario), compensen la cantidad de glucosa ingerida y los niveles de glucosa en la sangre se mantengan bien controlados.

  1. Medicación

a. Insulina: Las personas con Diabetes Tipo 1 requieren inyectarse uno o más tipos de insulina varias veces al día para poder metabolizar la glucosa que ingieren (insulino dependientes).

Las personas con Diabetes Tipo 2 podrían requerir insulina en algunos casos, como tratamiento complementario de los medicamentos orales, si estos son insuficientes para lograr un óptimo control de los niveles de glucosa en la sangre (insulino requirentes).

b. Medicamentos Orales: Por lo general, las personas con Diabetes Tipo 2, además de alimentación saludable y el incremento de ejercicios, necesitan medicamentos orales para lograr un buen control de sus niveles de glucosa en la sangre. Hay diferentes tipos de medicamentos orales; cada uno de ellos ejerce una función específica para reducir los niveles de glucosa en la sangre según el factor que la ocasiona.

c. Medicamentos Inyectables que no son Insulina: En algunos casos, las personas con Diabetes Tipo 2, requieren un nuevo tipo de medicamentos inyectables llamados Análogos de la GLP-1, como complemento de los medicamentos orales, para que los niveles de glucosa en la sangre se mantengan muy bien controlados.

d. Educación Diabetológica: Tanto las personas con Diabetes Tipo 1 como aquellas con Diabetes Tipo 2, requieren recibir la adecuada educación e información en materia de Diabetes, que les permita obtener los conocimientos necesarios para mantener un adecuado balance en todo momento, entre los tres factores mencionados anteriormente: alimentación saludable, incremento de actividad física o ejercicios y medicación.

La regla básica es que, los alimentos hacen que los niveles de azúcar se eleven, y el ejercicio y la insulina u otros medicamentos para controlar la Diabetes hacen que estos niveles disminuyan. El control de la Diabetes es un constante balance de estos tres elementos, y para que esto se pueda lograr eficientemente es necesaria la educación diabetológica del paciente. Si no se establece este balance existirá el riesgo de que suceda una de las dos emergencias relacionadas con la Diabetes, que son:

  • Hipoglicemia (bajos niveles de azúcar en la sangre)
  • Hiperglicemia (elevados niveles de azúcar en la sangre).

Si los niveles de azúcar se mantienen muy elevados por un período de tiempo largo, esto puede traer como consecuencia una situación peligrosa, denominada Cetoacidosis.

Por eso es muy importante que toda persona con Diabetes cheque sus niveles de glucosa con frecuencia. Esto le permitirá saber cómo está su nivel de glucosa en ese momento, para que de esta forma pueda tomar las decisiones necesarias que le permitan modificar a tiempo, cualquier desbalance entre los diferentes elementos del tratamiento. Por otro lado, es muy importante que nos realicemos una prueba de hemoglobina A1c, la cual nos indica cuál ha sido el promedio de nuestro nivel de glucosa en la sangre (glicemia) durante los últimos 3 ó 4 meses.

Si no se controla el elevado nivel de glucosa en la sangre por varios años, se pueden desarrollar las temibles complicaciones crónicas asociadas al mal control de la Diabetes. Afortunadamente, está en nuestras manos ejercer un óptimo control de nuestros niveles de glucosa en la sangre y así poder disfrutar de una vida más saludable, productiva y feliz.

Instagram
Facebook
Facebook