Medicamentos para la Diabetes Tipo 2

Medicamentos para la Diabetes Tipo 2

Actualmente, existen varios tipos de medicamentos para tratar la Diabetes Tipo 2, los cuales actúan de diferentes maneras para reducir los niveles de glucosa en la sangre; estos son:

El primer tipo (Sulfonilureas), las cuales estimulan las células Beta para que segreguen mayor cantidad de insulina. Estos medicamentos han sido usados desde 1.950 y se dividen en Sulfonilureas de primera generación (porque fueron usadas a mediados de los 60) y Sulfonilureas de segunda generación que fueron introducidas a mediados de los 80. La única Sulfonilurea de primera generación que aún se utiliza en U.S.A. es el Chlorpropamide (Diabinese). Debido a que los Sulfonilureas estimulan la secreción de insulina, usted debe estar atento(a) a una hipoglicemia (bajo nivel de azúcar en la sangre).

Sulfonilureas de la primera generación

Nombre GenéricoNombre Comercial
TolbutamideOrinase
AcetohexamideDymelor
TolazamideTolinase
ChlorpropamideDiabinese

Sulfonilureas de la segunda generación

Nombre GenéricoNombre Comercial
GlipizideGlucontrol
GlyburideDiabeta, Micronase
TolazamideTolinase
GlimepirideAmaryl
El segundo tipo de medicamentos orales, los cuales ayudan a la insulina (presente en el organismo) a trabajar mejor y se dividen en:

Metformina (glucofage), es una biguanida, la cual ayuda a la insulina a trabajar mejor, sobre todo en el hígado, porque inhibe la secreción de mayor cantidad de reservas de glucosa en el hígado. Un posible efecto secundario de este tipo de medicinas puede ser diarrea, pero esto puede mejorar cuando el medicamento es tomado con las comidas.

Los glitazones, rosiglitazones (Avandia) y pioglitazones (Actose) forman un grupo de medicamentos llamados tiazolidinediona que ayudan a la insulina a trabajar mejor en los músculos y las grasas, porque disminuyen la resistencia a la insulina. Los glitazones pueden producir serios efectos secundarios en el hígado y en el corazón. Si usted utiliza este medicamento su médico deberá monitorear regularmente el buen funcionamiento de ambos órganos.

El tercer tipo de medicamentos orales, los cuales son considerados anti-hiperglicemiantes, acarbose, precose y meglitol (Glyset), ya que son inhibidores de la alfa-glucosidasa que retardan la absorción de glucosa en el organismo. Este tipo de medicamentos puede tener efectos secundarios incluyendo gases y diarrea.

El médico es el encargado de determinar cuáles hipoglicemiantes orales son los más apropiados para cada paciente, basado en su salud general, nivel promedio de azúcar en la sangre, edad, hábitos de alimentación, otros medicamentos en uso y cualquier efecto colateral.

Por ejemplo, una persona anciana, con hábitos deficientes de alimentación, no debe tomar una Sulfonilurea poderosa, de larga duración. Una persona con una función deficiente del riñón, no debe usar acetohexamide, tolazamide, chlorpropamide o glyburide, porque estos medicamentos tienden a acumularse en el riñón. Para algunos, es preferible tomar una única dosis poderosa al día; para otros, dosis pequeñas y más frecuentes, son más recomendables.

Otros medicamentos que existen en la actualidad incluyen Repaglinida que es el único medicamento de la familia de la Meglitinida, Sitagliptina, Saxagliptina, Linagliptina, que son inhibidores de la enzima DPP-4 y medicamentos inyectables análogos de la GLP-1, que son Exenatida y Liraglutide.

Los inhibidores de la SGLT-2, que incluyen Canagliflozina, Dapagliflozina y Empagliflozina.

Dosis

Después de seleccionar el tipo de hipoglicemiante oral correcto, los médicos inician a los pacientes con las dosis más bajas disponibles. La dosis puede ser incrementada cada semana, hasta que el control de azúcar en la sangre sea satisfactorio.

Si la dosis más alta recomendada, no brinda el resultado deseado, el médico, considerará un agente hipoglicemiante más poderoso e incluso la posibilidad de utilizar insulina. En cambio, cuando se logra un buen control con una dosis en particular, es conveniente reducir la dosis periódicamente. En algunos casos, la dosis puede ser reducida al máximo e incluso podría ser eliminada, pudiendo el paciente lograr un buen control del azúcar en su sangre, sólo mediante la dieta y el ejercicio.

Si una persona tiene problemas en el hígado o en el corazón debe informarle a su médico para que él decida si puede recetarle tiazolidinediona.

 Efectos Colaterales

Las Sulfonilureas, son hipoglicemiantes orales relativamente benignos, que causan muy pocos efectos colaterales. De hecho, solo un 2 % de las personas que comienzan usando medicamentos orales, paralizan su utilización por reacciones adversas. Algunos de estos efectos pueden ser hipoglicemia, rasgos en la piel o anemia. Si los efectos secundarios aparecen, debe contactar a su médico.

Terapia de Combinación

Cuando las Sulfonilureas no son suficientes para obtener un control adecuado del azúcar en la sangre, los médicos recomendarán la utilización de una combinación de medicamentos orales, incluso (en algunos casos) insulina. Las investigaciones han demostrado, que algunos pacientes recientemente diagnosticados recibieron insulina inmediatamente y respondieron mejor y por más tiempo a los medicamentos orales. De la misma forma, las personas extremadamente obesas, que requieren de una dosis elevada de insulina, pueden ingerir agentes hipoglicemiantes orales con la esperanza de reducir sus requerimientos de insulina.

Los medicamentos para la Diabetes Tipo 2 actúan de diferentes maneras, ya que la causa por la que los niveles de glucosa se elevan, pueden ser distintas.  En personas con Diabetes Tipo 2 la glucosa se puede elevar por varios motivos: 1) El páncreas no produce suficiente insulina, 2) Las hormonas encargadas de responder ante la ingesta de glucosa no están funcionando bien, 3) El páncreas produce más cantidad de una hormona llamada glucagón, que hace que el hígado segregue mayor cantidad de reserva de glucosa al torrente sanguíneo y que las células se hayan tornado resistentes a la insulina, es decir, que hayan perdido sensibilidad a las señales de la insulina. Por eso es muy importante que su médico analice cuidadosamente, qué medicamento es más recomendable para usted, dependiendo de la causa y requerimientos individuales de cada persona, por lo que es vital que no acepte que otra persona le recomiende algún medicamento para tratar la Diabetes Tipo 2, ya que esto puede representar un serio problema que pueda atentar contra su calidad de vida.

Más acerca de …
Medicamentos Orales